Gobernanza


La gobernanza de la Universidad debe fundamentarse en el principio de autonomía universitaria, reconocido y establecido en la Constitución española, y que a su vez está ligado a la rendición de cuentas.

El gobierno de la Universidad es una tarea compartida de todos los que formamos parte de ella. No obstante, garantizar una gestión eficaz, participativa y colaborativa, es responsabilidad del equipo de dirección. En este sentido, los principios éticos tienen que ser la base de cualquier decisión tomada en la gestión universitaria y la transparencia la seña de identidad de la forma de gobierno para estos próximos cuatro años.

El compromiso con la autonomía, la transparencia y la participación se desarrollarán a través de las siguientes acciones:

G.A1. Defensa de un modelo de financiación sostenible, que introduzca certidumbre, dotando de suficiencia financiera a la universidad, teniendo en cuenta las características multicampus y de dispersión geográfica de nuestra universidad y que permita afrontar los grandes retos a los que nos enfrentamos en los próximos años.

G.A2.Desarrollo del portal de transparencia, incluyendo toda la información económica, además de su remisión periódica a los organismos públicos correspondientes. Este portal debe incluir, además, las herramientas y los niveles de información que demandan nuestros grupos de interés, así como el grado de cumplimiento de este programa electoral, de manera que permita mejorar la rendición de cuentas y la transparencia en la toma de decisiones.

G.A3.Publicación del calendario de reuniones periódicas de los Órganos de Gobierno, Consejo de Gobierno y Claustro Universitario, así como de los encuentros del equipo de dirección con decanos y directores de centro, institutos de investigación y departamentos, así como con los representantes sindicales, de estudiantes y juntas de personal.

G.A4.Revisión de los estatutos de la UCLM para incluir, entre otras cuestiones, la limitación de dos mandatos para el cargo de Rector y promover una gestión más eficiente y participativa, y la modificación de los requisitos establecidos para poder ocupar un cargo electo abriendo tal posibilidad a los contratados doctores interinos.

G.A5.Establecimiento de un Código de buen gobierno, extensible a todos los niveles de dirección y gobierno de la Universidad (centros, departamentos, unidades y servicios), así como la creación de una comisión encargada de regular y supervisar su cumplimento.

G.A6.Simplificación de los procesos administrativos y de gestión que afectan a la docencia, la investigación y la transferencia para reducir la carga burocrática para mejorar nuestra eficiencia.

G.A7.Comunicación interna más eficiente y eficaz entre el equipo de gobierno y los distintos colectivos, y entre estos últimos.

G.A8.Constitución de grupos de trabajo para el desarrollo e implantación de temas de interés para la Universidad en los que estén representados todos los colectivos.